La verdad, es que a los que casi nunca nos da gripa y máximo hemos usado el tapabocas un par de veces en la vida, el tema del tapabocas es un asunto que no es tan sencillo ahora que tenemos que usarlo todos los días. Para esas personas, algunas recomendaciones “básicas” aunque suenen a cantaleta o parezcan obvias o muy freaks –que no lo son, para nada–.

Más que explicar la forma correcta de utilizar el tapabocas, conviene hablar de la forma de NO utilizarlo. Tara Parker-Pope, editora y fundadora de Well, editora del sitio dedicado a temas de la salud del consumidor del Times en un artículo publicado en The New York Times explicó que uno de los peores errores que cometen las personas es jugar con sus tapabocas y jalarlos debajo de la nariz o quitárselos por completo de la cara y ponerlos debajo de su barbilla para descansar. En ese mismo texto agregó esta lista: “NO: uses el cubrebocas debajo de la nariz; NO: dejes expuesta la barbilla; NO: uses el cubrebocas flojo; No: dejes espacios a los lados, NO: uses el cubrebocas de tal forma que solo te cubra la punta de la nariz; NO: jales el cubrebocas y lo dejes debajo de la barbilla para descansar de él mientras permanece en tu cuello; SÍ: usa el tapabocas de manera que te cubra, hacia arriba, hasta cerca del puente de la nariz y, hacia abajo, por debajo de la barbilla. Trata de apretarlo para que quede pegado a tu rostro, sin dejar espacios libres”.

Seamos sinceros, teniendo en cuenta esta lista de “Noes”, la mayoría lo utilizamos mal. Si la idea es no tocarnos la cara, ¿cuántas veces nos los ponemos y nos los quitamos y tocamos la parte de adelante? ¿Cuántas veces tocamos el botón del ascensor o tocamos las tarjetas de crédito o la plata y luego nos acomodamos el tapabocas? Y lo que es peor …algunos creemos que el desechable puede durarnos toda la vida y nos lo volvemos a poner, luego de tocarlo varias veces puesto y de “guardarlo” en ese lugar (encima de la barra de la cocina o la mesa del comedor) donde claramente no deberíamos.

Para quienes nos identificamos con lo anterior y queremos saber entonces cómo hacerlo bien, vale la pena leer las recomendaciones de Organización Mundial de la Salud (OMS): antes de tocar la mascarilla, lávese las manos con un desinfectante a base de alcohol o con agua y jabón; inspeccione la mascarilla para ver si tiene rasgaduras o agujeros; oriente hacia arriba la parte superior (donde se encuentra la tira de metal); asegúrese de orientar hacia afuera el lado correcto de la mascarilla (el lado con color); colóquese la mascarilla sobre la cara. Pellizque la tira de metal o el borde rígido de la mascarilla para que se amolde a la forma de su nariz; tire hacia abajo de la parte inferior de la mascarilla para que le cubra la boca y la barbilla; no toque la mascarilla mientras la lleve a efectos de protección; después de usar la mascarilla, quítesela con las manos limpias; retire las cintas elásticas de detrás de las orejas manteniendo la mascarilla alejada de la cara y la ropa, para no tocar las superficies potencialmente contaminadas de la mascarilla. Deseche la mascarilla en un contenedor cerrado inmediatamente después de su uso. No reutilice la mascarilla. Practique la higiene de las manos después de tocar o desechar la mascarilla. Use un desinfectante a base de alcohol o, si están visiblemente sucias, láveselas con agua y jabón. Finalmente tenga en cuenta que la OMS pide que se considere que hay una escasez mundial de mascarillas médicas (tanto de mascarillas quirúrgicas como de mascarillas N95), por lo que se deberían reservar, en la medida de lo posible, para los trabajadores sanitarios. 

Como parte de las recomendaciones de la editora de Well, es clave también tener en cuenta que quienes viven en un apartamento, deberían ponerse y quitarse el tapabocas adentro, los ascensores y las escaleras pueden ser áreas de mucha contaminación; y que los tapabocas de tela, se deben lavar a diario y mantenerse en un lugar limpio y seco.

Desde el consultorio del Dr. Gabriel Alvarado los invitamos a que tomemos conciencia sobre cada uno de estos puntos para utilizar de manera correcta el tapabocas como parte de las medidas que debemos tener en cuenta, como el lavado de manos y el distanciamiento social, para protegernos del contagio “#Nos cuidamos para cuidarte”.